• Sofia Maiolo

Reseña: The Grand Lounge Elite - CDMX

Esta es la reseña de la sala The Grand Lounge Elite del Aeropuerto Benito Juárez de la CDMX. En esta sala estuve el sábado 23 de noviembre, en mi retorno desde CDMX hacia Montevideo. La sala se encuentra en la Terminal 1 desde la cual opera LATAM:

Para llegar a la sala, hay que pasar por los controles de seguridad, que en ese momento (sábado a las 11 am) fueron super rápidos:

Como curiosidad, no hay que hacer migraciones al salir. Simplemente, al abordar el vuelo, se le entrega al personal de la compañía aérea, la tarjeta que te dan en migraciones al ingresar al país. Luego de seguridad, está la zona de free shop y hay que dirigirse a la puerta 21 (aproximadamente 10 minutos caminando) Allí se ve inmediatamente, la entrada de la sala:

Yo accedí a la sala porque tengo Priority Pass por mi tarjeta de crédito, y me decidí por ella, luego de revisar las diversas opciones que hay en la Terminal 1. En la app de Priority Pass se pueden ver todas las salas disponibles, con los servicios que cada una de ellas ofrece. Además, revisé en Google Maps y en Trip Advisor los comentarios de otros usuarios, y en función de ellos, opté. Realmente en un aeropuerto tan poco amigable como el de CDMX, poder acceder a la sala, hizo la diferencia en la espera.


Al ingresar me comentaron que el acceso es por un máximo de 3 horas, lo cual para mi estaba perfecto ya que había calculado llegar con ese tiempo al aeropuerto. Me pidieron el boarding pass, y me explicaron que me llamarían al iniciarse el embarque. Luego, me acompañaron hacia una de las salas, y me mostraron los sillones disponibles, ya que algunos estaban reservados.

Los sillones reclinables, muy cómodos, con enchufes y una pequeña mesita ideal para la computadora o para comer algo. En general la decoración es un poco "antigua" pero hay algunos detalles bien lindos, de flores, adornos e iluminación:

Me ofrecieron algo para tomar, y pedí un jugo de naranja. Mientras tanto, me dieron el menú para pedir alguna de las opciones "a la carta":

Yo aproveché para comer el último burrito de la semana :)

El burrito estaba muy rico, bien sabroso. y con el picante "justo". Además de las opciones del menú, había un buffet con varias alternativas de snacks. Por supuesto, había nachos:

También una máquina para hacer panchos:

Y unas bolsitas con pop (que estaba muy rico!)


Luego de comer el burrito, aproveché a escribir el reporte del vuelo de ida, que pueden ver aquí. Si bien había leído comentarios negativos sobre el wifi, en este momento estaba con con muy buena velocidad (y la sala estaba casi llena), le hice un test y tenía 126 Mbps de bajada. Ideal para aprovechar a trabajar!


Un detalle que me pareció interesante, es que hay una pequeña "barra" donde se puede pedir café, y hay varios blends que se pueden combinar:

Yo realmente no conozco mucho sobre café, pero el muchacho que estaba atendiendo me explicó con mucha paciencia sobre los diversos tipos y sus características. Pedí un capuccino que estaba muy rico:

Además, había otra barra con bebidas alcohólicas y cervezas tiradas:


En ese momento se estaba jugando la final de la Copa Libertadores en Lima (luego en la escala en Lima, pude ver muchos fanáticos de River y sobre todo de Flamengo volando en el vuelo hacia Montevideo), pero allí estaban pasando el Milan-Napoli :(


La sala también cuenta con duchas (en caso de querer usarlas hay que avisar al momento de ingresar), y servicio de masajes (también hay que chequear la disponibilidad)


No hay muchas pantallas para ver el estado de los vuelos, pero yo estaba atenta a la app de LATAM, y ya había visto que el embarque se haría por la puerta 19, bien próxima a la sala. En caso de tener que ir a una puerta más lejana, la sala dispone de carritos que te llevan hacia la puerta. Apenas me llegó la notificación de la app de LATAM anunciando, que comenzaría el embarque, también me llamaron por los parlantes de la sala. Super práctico que te llamen, para evitar "olvidos", aunque siempre es recomendable tener la app de la aerolínea para recibir las notificaciones, y en caso de dormir, agregar varias alarmas, para evitar dormirnos o distraernos. Parece una cuestión obvia, pero no cuesta nada, y nos puede evitar problemas!


En conclusión, la experiencia en la sala fue muy buena. Quisiera destacar la amabilidad de todo el personal, super atento, y pendiente de todos los detalles.


No soy muy fanática de las salas vip, porque disfruto muchísimo de ver todo el movimiento y la dinámica de los aeropuertos. Nada más lindo que ver llegar los aviones, ver todo el trabajo en plataforma y spottear un poquito! Sin embargo, en casos como el de CDMX donde no hay ventanales hacia la plataforma, y muy pocos espacios para esperar, cambia rotundamente la experiencia en el aeropuerto, y te predispone a un viaje mucho más agradable.


Espero que les haya gustado esta reseña. Hasta la próxima!

0 vistas

©2018 - 2019 by Sofía Maiolo Cabrera

Todo el contenido se encuentra registrado. Prohibido el uso de imágenes sin autorización.